Bello sube el estrato de las viviendas y es exitoso en inversión

22 de Julio de 2014

Bello pasó de construir vivienda popular a proponer proyectos suntuarios, los que hoy son exitosos y abren las puertas al desarrollo y la renovación urbanística.

En esa localidad, la construcción creció el 10 por ciento en el último año. De hecho, es el municipio de Antioquia con más participación en este gremio, por encima de Medellín, donde por el contrario, la inversión cayó.

Así lo aseguró Eduardo Loaiza, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol). Según explicó, ese municipio del norte del valle de Aburrá, es el que tiene más licencias, obras y ventas de viviendas en el departamento.

Bello acabó con el estigma de que no se podían hacer proyectos de estrato 4, 5 y 6. “Hoy se tienen y son exitosos”, agregó el gerente.

En lo que coincidió el alcalde de Bello, Carlos Muñoz López, al asegurar que la nueva ciudad no piensa en viviendas baratas ni de interés social sino en las de alto rango. “Hace tres años solo teníamos casas estrato 1 y 2, pocas del 3 y 4”, precisó.

Asimismo, agregó que los empresarios de proyectos ambiciosos se interesaron en el municipio, cuando en el sur se agotaron las posibilidades de crecer.

Esta Administración ha entregado 80 licencias de proyectos habitacionales. No en vano, en la actualidad, los inversionistas trabajan en cinco planes parciales que sumándolos tendrán 38.200 viviendas de estratos altos que estarán listos en 2020.

El proyecto inmobiliario más ambicioso de ese paquete es el plan de Horizonte, que tendrá 18.573 apartamentos, seguido de Amazonía con 7.563, Buenaventura con 4.818, Campo Verde y Serramonte con más de 3.000.

Amazonía y Serramonte estarían terminados para este año. Mientras que los restantes fueron aprobados y en este momento están en inicio de obras.

El costo de los apartamentos es superior a 250 millones de pesos.

Los planes además incluyen locales, parques, zonas verdes, bulevares y escenarios deportivos. La renovación urbana estará acompañada de centros comerciales e inversión pública y privada, lo que valoriza la zona.

Muñoz aseguró que el municipio tiene tierras firmes para construir y crecer, por lo que se convirtió en un imán que atrae nuevos proyectos y empresarios.

“El sector Niquía no solo se convirtió en la centralidad de Bello sino también del Aburrá norte y de las regiones norte y nordeste de Antioquia. Los habitantes de esas zonas no necesitan ir hasta Medellín, aquí tenemos oferta hospitalaria, comercio y servicios”, explicó el mandatario.

Sin duda, la estación Niquía del metro ayudó mucho al desarrollo, así como los centros comerciales y supermercados de cadena.

Otro de los atractivos que activó la inversión es que en comparación con Sabaneta y Envigado –municipios que también tienen buena dinámica en la construcción– Bello les lleva ventaja en cuanto a movilidad: hay menos caos vehicular y tiene planes viales.

La localidad también creció debido a que el antiguo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) no autorizaba viviendas de estratos altos y el nuevo (2009) los incluye a todos.

Incluso, hasta hace poco el sector privado en esa zona no era bien visto, la gente pensaba que solo se podía construir vivienda popular.

Loaiza explicó que cuando los empresarios revisaron a fondo el nuevo POT, se enteraron que allí podían construir proyectos ambiciosos. “En el pasado, el gremio se alejó de Bello porque las normas no les daba ninguna posibilidad. Hubo un cambio que facilitó el desarrollo”, afirmó.

El éxito inmobiliario de ese municipio no representa que el mercado del sur se desplazó al norte, significa que el gremio creció y que descubrió nuevos compradores.

Habrá planes para ahorradores

Los constructores de Bello también piensan en los estratos medios. Hay planes para edificar Viviendas de Interés Prioritario para Ahorradores (VIPA), en los que las personas pagarán cuotas mes a mes iguales o inferiores a las de un canon de arrendamiento.

Eduardo Loaiza, gerente de Camacol, explicó que en ese municipio aumentó la capacidad económica de estrato 3 y 4 porque hay más profesionales y empleos. Sin embargo, ese mercado estaba represado.

“Los empresarios se dieron cuenta que en ese municipio hay un mercado natural, personas que tienen la familia allá y quieren independizarse pero estar cerca”, agregó.

Los estratos bajos no quedarán por fuera. Para ellos también hay vivienda digna. El proyecto Monte Claro, financiado por el Gobierno, les dará casas gratis a 1.008 familias damnificadas por la ola invernal y desplazadas por la violencia.

Se les dio prioridad a afectados de los estragos de la quebrada La García y del deslizamiento de La Gabriela, ocurrido el 5 de diciembre de 2010.

La inversión de este proyecto fue de 38.000 millones de pesos, de los cuales 30.000 fueron aportados por el Gobierno Nacional.

DEICY JOHANA PAREJA
Redactora de EL TIEMPO
Medellín


Planes especiales de centros históricos: laboratorio en construcción

24 de Septiembre de 2018

Ventas de viviendas en construcción en el país sumaron $ 9,8 billones

24 de Septiembre de 2018

9 cosas que debes saber antes de empezar a construir la casa de tus sueños

13 de Agosto de 2018

Más de 32 paí­ses buscan insumos en Colombia

13 de Agosto de 2018

Mejora perspectiva de gremios de construcción e infraestructura

16 de Julio de 2018

Mas Noticias