Contra especulaciĆ³n de precios hay que construir y arrendar

06 de Mayo de 2014
El 2014 será el año de la consolidación de una iniciativa que se había aplazado y que puede aplicarse en todos los estratos.
 
Fortalecer la oferta de vivienda en arriendo aportaría, en parte, a la meta de estabilizar los precios de venta de la oferta nueva y de la usada.
Así lo advirtió César Llano, presidente de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), quien agregó que en los estratos altos de Bogotá y Bucaramanga la situación es especialmente preocupante.
Allí, el fenómeno se ha generado, primero, por la alta liquidez de los compradores quienes al tomar la decisión le dan menos importancia al precio y prefieren tener en cuenta el potencial de valorización o la calidad del inmueble. Y segundo, por la escasez de suelo urbano que ha contraído la oferta.
 
De cualquier forma –agregó Llano– la escalada alcista de los bienes inmuebles residenciales para estrenar en los segmentos de más poder adquisitivo en las ciudades citadas, “está superando la barrera de lo racional y por eso urge evaluar con detenimiento las posibilidades de edificar para alquilar”.
 
Vale recordar, según el Dane, que el cuarto trimestre del 2013 cerró con un incremento de 10,59 por ciento en los precios de la vivienda nueva. Y aunque algunos representantes del sector han despejado las amenazas de burbuja, cualquier acción para contrarrestar el efecto es ganancia.
 
Ayer, precisamente, el presidente de Fedelonjas le dijo a este diario que le expuso al Gobierno dos estrategias para que la iniciativa sea acogida por los constructores: “Es importante, tal como sucede con la hotelería, que los desarrolladores de proyectos para alquiler se beneficien con exenciones de renta hasta por treinta años e incluso, convendría evaluar la exención del ciento por ciento del predial, debido a que se trata de un mercado muy volátil”.
 
En la misma línea está Andrés Blanco, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien señaló que el impacto en los precios, a través de más construcciones para alquiler, se daría por una simple ley de mercado: “Cuando la oferta supera la demanda, obviamente los valores bajan”. Para este economista el potencial del negocio en Colombia también está sustentado en la tasa de alquiler, que llega al 40 por ciento, por encima de varios países de América Latina y el Caribe.
 
Incluso, por ciudades Bogotá está en la punta, seguida de cerca por Medellín y Cali (ver gráfico).
 
De todas formas, los analistas coinciden en que se trata de un mercado complementario que en ningún momento sustituye las políticas vigentes de propiedad.
 
Samuel Jaramillo, economista de la universidad de los Andes, coincide con esta apreciación y considera que se tendrá que hacer un trabajo grande para que los constructores acojan el proceso, pues “no hay empresarios de gran calado que quieran entrar en este negocio manejado, especialmente, por familias que compran y alquilan”.
Ahí está uno de los retos, anota el consultor inmobiliario Alirio Chaur, quien a pesar de que considera que construir para arrendar es interesante, debido a que reactiva nuevas obras y permite crear historia crediticia a los inversionistas, especialmente a los informales, cree que también se deberán diseñar estrategias financieras particulares, pues los costos son altos.
“Lo importante es que el tema ya es política de Estado y eso es un adelanto”, concluye el presidente de Fedelonjas.
EL GOBIERNO DISEÑA POLÍTICA
A través del arriendo de vivienda con opción de compra se le haría el quite a la cuota inicial.
 
Ayer, el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, anunció que su cartera avanza de la mano del sector financiero y de los constructores, en el diseño de la nueva política masiva de arrendamiento en Colombia, especialmente del alquiler con opción de compra.
 
“La principal virtud de este programa de arrendamiento masivo será que permitirá remover las restricciones derivadas de la falta de acceso al crédito, por parte de los hogares que tienen ingresos bajos o que son informales”, dijo Henao.
Estos no tienen capacidad de ahorro y no son sujetos de crédito. De hecho –agregó el Ministro–, un poco menos de la mitad de los colombianos que tienen trabajo son considerados informales y el 46 por ciento de los hogares pobres no tiene capacidad de ahorro, por lo que con esta nueva política “buscamos hacerle el quite a la cuota inicial”, concluyó.
Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios

Mejora perspectiva de gremios de construcción e infraestructura

16 de Julio de 2018

LAS CLAVES DEL PLAN URBANO PARA EL PRADO, ALTO PRADO Y BELLAVISTA

15 de Junio de 2018

Cartera del sector construccion es de $1,2 billones: Dian

15 de Junio de 2018

CONSORCIO DEBE CUMPLIR 8 METAS HASTA DICIEMBRE

15 de Junio de 2018

Premio internacional a investigación sobre colapso del edificio Space

25 de Mayo de 2018

Mas Noticias