Barranquilla, una ciudad sostenible y competitiva

10 de Abril de 2013

Doscientos años de historia como capital del Caribe colombiano ameritan una gran celebración pero también deben servir para fijar, de cara al exigente mundo competitivo de hoy, las más importante metas en procura de asegurar el mejor de los futuros para Barranquilla.

Un diálogo de EL HERALDO con ocho dirigentes gremiales y académicos permitió identificar, en líneas gruesas, lo que debe ser la bitácora de vuelo en busca del mejor de los destinos para la acogedora y siempre amable Curramba, como cariñosamente la sienten propios y extraños.

En medio del escenario entusiasta actual, la principal de las conclusiones es que Barranquilla debe aprovechar sus fortalezas, geográficas, humanas, académicas e institucionales, para convertirse en uno de los actores más importantes del país en el desarrollo de los Tratados de Libre Comercio, para, de paso, retomar el auge de sus “años de oro” —de 1900 a 1960, aproximadamente— cuando fue la ciudad pionera y digna a imitar, afirma la presidenta del Comité Intergremial del Atlántico, Beatriz Vélez.

En procura de dicho liderazgo, las recomendaciones van en dos vías: construir una capital que centre su desarrollo social y económico en “la valoración del ser humano que la habita y el mejoramiento de la calidad de vida”, dice Ana María Badel, directora de ProBarranquilla; como segunda visión para la modernidad anhelada, el decano de la Escuela de Negocios de Uninorte, Octavio Ibarra, sostiene que hay que propender por “disminuir los niveles de inequidad a través del emprendimiento”.

Tan importante como la anterior es fortalecer la educación en todos los niveles. De esta manera, afirma el director regional de Analdex, Luis Eduardo Blanco, se formarán seres humanos mejores capacitados para asumir el “liderazgo futuro”, lo que permitirá “masificar otro tipo de cultura” en lo político, económico y social.

En este sentido, la directora de la Cámara de Comercio, María José Vengoechea, opina que, además de “mejorar en talento humano, ciencia, tecnología e infraestructura”, hay que fortalecer el tejido empresarial para que todo el departamento del Atlántico mejore su participación que hoy es del 4,5% en el PIB nacional, cuando su población representa el 5% del país.

Entendiendo que son muchos los retos que existen, entre otros el de lograr un ordenamiento urbano sostenible, los expertos le dan vital importancia, a toda costa, a “evitar que haya un nuevo debilitamiento institucional”, como el de intereses particulares que, en el siglo pasado e incluso a comienzos del presente, permearon los derroteros técnicos y el modelo de desarrollo exitoso propuesto que le merecieron a la ciudad ser llamada la Puerta de Oro de Colombia.

En materia de un desarrollo urbano sostenible, confundido por años con el ‘dejar hacer y dejar pasar’, la directora de Acopi, Rosmery Quintero, considera fundamental que “se debe evitar la ausencia de autoridad”. Dice que el emprender la recuperación planificada del espacio público permitirá mostrar una Barranquilla de “respeto y orden”.

Tal rigor urbano tiene que ser acompañado con estrategias, públicas y privadas que pueden ser aprendidas de experiencias exitosas en otros países, para “atraer la mayor instalación posible de empresas manufactureras”, que lleve al posicionamiento internacional de la ciudad. Como se trata de avanzar hacia el mejor de los futuros, con bases sólidas, el director seccional de la Andi, Alberto Vives, reafirma que se necesita viabilizar la navegabilidad por el Magdalena; adelantar la construcción de puertos de aguas profundas; contar con un aeropuerto internacional único, conectado con las grandes ciudades del mundo; lograr la construcción de un tren de integración con Cartagena y Santa Marta, y definir una “marca de ciudad”.

Para consolidar el futuro, dice Ángela Sirtori, directora seccional de Camacol, debe existir una unión permanente entre el sector público y privado. También hay que definir un desarrollo institucional y planificar una “ciudad agradable de habitar, con espacios bien pensados y organizados”.

En los años venideros, el gran reto es ver a “Barranquilla como una ciudad sostenible y competitiva”, como reza la visión del Intergremial.

Por José Granados Fernández
Editor de Economía


Planes especiales de centros históricos: laboratorio en construcción

24 de Septiembre de 2018

Ventas de viviendas en construcción en el país sumaron $ 9,8 billones

24 de Septiembre de 2018

9 cosas que debes saber antes de empezar a construir la casa de tus sueños

13 de Agosto de 2018

Más de 32 paí­ses buscan insumos en Colombia

13 de Agosto de 2018

Mejora perspectiva de gremios de construcción e infraestructura

16 de Julio de 2018

Mas Noticias